martes, 24 de marzo de 2009




MIMOSINA
La mimosina es un aminoácido libre muy común en algunas leguminosas, incluyendo a Leucaena leucocephala y L. glauca, consideradas excelentes fuentes de proteína para la alimentación animal.
Su presencia limita el uso de las hojas y semillas en la alimentación de monogástricos, ya que afecta la función de la tiroides, provocando reducción del crecimiento.

MIMOSINA COMO ANTINUTRIENTE


La relación negativa de los contenidos de MS, FT y mimosina con la degradabilidad de las diferentes fracciones nutritivas, pone de manifiesto que los cultivares más suculentos presentan menor contenido de compuestos fenólicos y de mimosina, además de que se degradaron intensivamente en el rumen.




Al respecto, en numerosos estudios se ha informado la acción negativa de los taninos y de la mimosina en la degradación de los forrajes por inactivar algunas enzimas digestivas y disminuir, en algunos casos, la población de microorganismos en el rumen.

Por otra parte, la presencia en Leucaena de estos dos tipos de metabolitos secundarios, en concentraciones adecuadas, puede ser beneficiosa debido al posible incremento de la proteína no degradada en el rumen, traducido en una absorción de nitrógeno en el intestino.

En el caso de los taninos, el efecto positivo radica en la formación del complejo con las proteínas y su posterior ruptura en el abomaso, mientras que la mimosina disminuye directamente la degradación por afectar la actividad de los microorganismos ruminales.

IMAGEN APARATO DIGESTIVO EN LOS BOBINO


Al respecto, los taninos son efectivos compuestos de defensa por sus propiedades astringente tanto para monogástricos como para rumiantes mientras que la mimosina, como otros aminoácidos no proteicos, presenta distribución limitada en el reino vegetal y constituye un factor antinutricional más específico, con acción detrimental selectiva que no es detectado por los órganos sensoriales de los animales.

Este aminoácido-alcaloide es especialmente tóxico para los animales con estómago simple en concentraciones superiores al 2%, mientras que los rumiantes pueden degradarla si cuentan con las bacterias adecuadas.

Por otra parte, es conocido que aunque las leguminosas presentan una amplia diversidad de compuestos con actividad biológica variada, en la mayoría de las especies estudiadas fitoquímicamente se ha observado que la acción combinada de compuestos tóxicos es más efectiva desde el punto de vista antinutricional, que el efecto adverso que pudiera causar un único compuesto.

Quizás la presencia conjunta de fenoles y mimosina en los cultivares evaluados de L. leucocephala pudiera constituir una efectiva estrategia de defensa contra los rumiantes, insectos y otros animales.

En el caso de los taninos, por sus propiedades astringentes pueden constituir factores disuasivos del consumo en el primer contacto de los animales con el alimento, mientras que la mimosina, al no ser detectada, pudiera actuar como un factor antinutricional de efecto deletéreo a mediano o largo plazo.

TOXICIDAD DE LA LEUCAENA POR MIMOSINA

El contenido de mimosina (alcaloide tóxico), es de 4 a 5% cuando el crecimiento es lento, y muy cerca al 10% cuando este es rápido. El ganado tolera dietas del 30% de Leucaena seca, por períodos prolongados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada